martes, 26 de marzo de 2013

Una larga pausa

Parece mentira que haya pasado tanto tiempo sin escribir nada, aunque de vez en cuando pase a echar un vistazo.
Han pasado demasiadas cosas durante este tiempo, pero lo peor ha sido la pérdida de mi padre a consecuencia de un cáncer, es un dolor en el alma difícil de llevar, y mas aun cuando era mucho mas que un padre, un amigo.
A esto le sumamos el largo peregrinar en el que se ha convertido nuestro tratamiento, que cualquiera diría que nos ha mirado un tuerto.
 Lo que si se, es que lo acontecido ultimamente ha hecho que cambie un poco mi perspectiva de ver las cosas, lo que antes era casi una obsesión por lograr ser madres, ahora es un proyecto de futuro para el que no tengo ninguna prisa. Eso no quiere decir que lo pospongamos, simplemente que necesito tiempo para encontrarme mejor anímicamente hablando, y mientras tanto POR FIIIN, los médicos han decidido hacerme caso y debido a las contracciones que me dan y a la baja respuesta a los tratamientos decidieron hacerme algunas pruebas, los resultados no son malos dentro de lo que cabe, el cariotipo y la trombofilia han salido bien, pero la glucosa y y los triglicéridos han salido altos, así que me han mandado metformina para controlarlos, y me han hecho un volante para que me vea el endocrino y me ponga a dieta.
Lo de la dieta es algo que siempre está en mente, pero a lo que nunca le encuentro momento, y no es cuestión de pereza, mas bien de falta de voluntad, pero esta vez va en serio, es cuestión de salud y sobre todo es preciso para conseguir lograr nuestro sueño en la única oportunidad que nos queda.
Así que entre pruebas médicas, citas y demás va pasando el tiempo y poco a poco me siento algo mejor.
Además la enfermera de reproducción me ha apuntado a un programa de vida saludable que dice que está dando buenos resultados, y cuando pierda algo de peso y mis analíticas 
se compensen empezaremos el tratamiento
Ya solo queda confiar en que todo se solucione, sin prisa pero sin pausa, y en que mi padre esté donde esté nos eche un cable, el mejor que nadie sabía la ilusión que nos hace.

miércoles, 2 de enero de 2013

Absolutamente decepcionadas

Siento la tardanza en escribir, pero no he tenido ánimos para hacerlo.
Al final el resultado ha sido negativo, esto ya es insoportable, muy duro, el dia 18 teníamos la beta, pero la incertidumbre y las ganas de saber me podian y dos dias antes me hice un test, y cual es la sorpresa..... positivo, si si, positivo, la emoción que sentí es indescriptible !. Ese mismo dia empecé a tener contracciones ( ya me pasaba en algunas inseminaciones ) y claro, el miedo empezó a aflorar, al dia siguiente repetimos el test y volvió a salir positivo pero mucho menos marcado y las contracciones seguian ahí, es un dolor fuerte que dura unos segundos y casi me paraliza, casi cualquier movimiento que hago lo desencadena, y al final la noche antes de la beta epiezo a manchar un poquito, asi que blanco y en botella, la beta solo confirmó lo que ya era mas que evidente.
Hasta el dia 25 de enero no tenemos cita en reproducción, pero como ya temo que cuando les cuente lo de las contracciones me volverán a decir que es por la medicación, cosa que no me creo, ya que la progesterona no da esos dolores, es mas yo creo que mas bien deberían evitarlo, y en vista de que no parecen hacer nada por averiguar que es lo que está pasando, nos hemos planteado ir a consultarle a un ginecólogo privado a ver si nos puede asesorar, o si cree necesario hacer alguna prueba.
 La ansiedad es mayor cuando pensamos en que solo nos queda una única oportunidad, solo una.
Nosotras no podemos ni plantearnos hacerlo en clínica privada, los precios son prohibitivos, y nos están a nuestro alcance, a no ser que nos toque la lotería.
El dia 16 de enero hará justo un año que fuimos por primera vez a reproducción y recuerdo perfectamente la emoción y la ilusión con que empezamos, imaginando como sería, como lo llamariamos, donde pondriamos la cuna....... tantas cosas bonitas, y un año mas tarde empiezo a plantear nuestras vidas las dos solas, siento mucho ser tan pesimista, pero en estos momentos no tengo muchas esperanzas, se que aun queda un intento, pero esto es tan decepcionante, duro, insoportable. Por suerte tengo a Reme que es mucho mas positiva que yo y me da ánimos, a mi solo me queda confiar en los números, el dia 5 cumplo 34 años, el número favorito de mi padre, 3+4 son 7, y ese es mi número y acabamos de empezar el 2.013, y el 13 es el número de Reme, a ver si todo esto nos da algo de suerte, en algo habrá que confiar.
Y por lo demas desearos a todas un feliz año nuevo.
Besos.